El nuevo PRI; la vieja guillotina

0

¿Por qué alguien más tiene que dar la cara por ellos?

la-guillotina

 

El día de ayer llego a nuestras pantallas la indignante escena en la que el hijo de Joel González Días, alcalde de El Salto, era detenido por elementos de la Policía Vial de Jalisco quienes lo habían encontrado conduciendo un vehículo de lujo en visible estado de embriaguez. Llama la atención que mientras el joven se resistía a ser trasladado al CURVA (Centro Urbano de Retención Vial por Alcoholimetría) arribo a lugar un grupo de policías del municipio que actualmente gobierna su padre y que en varias ocasiones ha gobernado su tío (Gerardo González Díaz), los policías se trasladaron al municipio de Tlaquepaque para proteger al menor de la familia más poderosa del El Salto.

En otros países este incidente hubiera concluido con la renuncia del alcalde y la apertura de una investigación para conocer el nombre de los funcionarios implicados en el envió de efectivos de la policía local que intentaron frustrar la detención del joven influyente. Sin embargo, Joel González Díaz siquiera contempla su renuncia, para él, todo esto concluye con un fuerte regaño hacia su hijo, ¿Y él envío ilegal de policías? ¿Por qué toleramos esto? ¿Por qué toleramos que los policías tengan que dar la cara por los excesos de un irresponsable joven?

Algo muy semejante atestiguamos el día de hoy, cuando vimos a Ramiro Hernández reemplazando a su gabinete de seguridad pública, mandos de las fuerzas policiacas tapatías que el sábado pasado desobedecieron los protocolos establecidos para atender a una instrucción directa del palco del Gobernador. La instrucción, necesario o no, activo un improvisado operativo que no fue ordenado por un profesional de la materia, imperdonable irresponsabilidad que hoy pagaron tres funcionarios de la policía de Guadalajara y no el actor intelectual: Aristóteles Sandoval.

¿Por qué el gobernador de Jalisco no asume su responsabilidad? Pareciera una actitud heredada por sus predecesores  tricolores, pareciera que el viejo PRI y su viejo estilo falaz y prepotente están de vuelta pero con un rostro más joven, como el del hijo de Joel González Díaz quien a diferencia de todos nosotros, ciudadanos indefensos, el si tiene quien dé la cara por él.

Comentarios

comentarios

Author: fisgonpoliticojal

Share This Post On