Editorial: Los culpables de la violencia

0

fassiLos lamentables actos de violencia que se desataron en el Estadio Jalisco no son fortuitos, desde hace años se viene gestando una oleada de violencia entre las barras de la ciudad.

No hay víctimas, ni victimarios. En esta ocasión los que resultaron brutalmente golpeados fueron los policías, a quienes vimos huyendo asustados de la iracunda barra que los golpeaba aun cuando estos ya estaban en el suelo, incluso con butacas, cascos y palos.

La barra del Guadalajara, no quiso reunirse con la policía local antes del partido para la logística de seguridad, desde ahí la cosa olía mal. Y ver comentarios de animales que todavía festejaban en sus redes sociales que agreden a la autoridad, es francamente lamentable.

Pero en otras ocasiones ha sido al revés, la policía de Guadalajara también ha mostrado que está muy mal capacitada, ellos han agredido a aficionados que no oponen resistencia.  También en lugar de someter y esposar debidamente a los que están alterando el orden público, los golpean en el piso y hasta los arrastran como si fueran animales.

Las autoridades están obligadas a darle mejor capacitación a su policía, para que sea capaz de meter orden y respetar los derechos humanos.

Las empresas futbolísticas, como la federación mexicana de fútbol, y los equipos profesionales son también responsables, sus dueños también son responsables. Porque mientras vemos esas lamentables imágenes de pueblo contra pueblo, ellos, que son los más beneficiados por el fútbol se lavan las manos.

¿Ya se les olvidó que ustedes apoyaron la gestión de barras bravas para llenar más los estadios de fútbol?, que fueron ustedes los de la idea de financiarlas y ahora, con el mismo rigor deben de controlarlas.

Ustedes que son encargados de la seguridad del estadio, no pudieron controlar el acceso por una de las puertas del estadio. Que fue donde pasaron las bengalas.

 

Esto se está saliendo de control, los más afectados al final de cuentas son los aficionados comunes, esos que entienden el fútbol como un deporte, no como un pretexto para sacar a relucir violencia y frustración, y que fueron quemados por las bengalas  de los barristas o los cascos de policía que volaron.

 

Comentarios

comentarios

Author: fisgonpoliticojal

Share This Post On